Polinización

A menudo, las personas no damos importancia a las cosas pequeñas, sin importar cuán esenciales e importantes puedan ser. Este es el caso de los polinizadores, un grupo de seres vivos que realizan una tarea tan grande que permite la existencia de la vida, a pesar de su pequeño tamaño. Un grupo que, como muchos otros en la naturaleza, no valoramos lo suficiente e incluso ponemos en peligro.


¿Cómo funciona la polinización?

A lo largo del planeta, unas 200.000 especies de plantas con flores necesitan la polinización para reproducirse, es decir, alrededor del 80%. Y aunque las más conocidas son las abejas o avispas, hay miles de especies de animales involucradas en este proceso, como mariposas, colibríes, polillas o escarabajos. La polinización se produce principalmente por la búsqueda de alimento de estos insectos en las flores. Cuando un insecto aterriza en una flor con gametos masculinos, impregna sus extremidades con polen, y si luego aterriza en una flor con gametos femeninos, deja ese polen en ella, lo que permite que los gametos masculinos atraviesen el tubo polínico hasta los ovarios, donde ocurrirá la fertilización. Después de eso, la planta producirá frutos, de los que se pueden alimentar muchas especies de animales, además de obtener materiales para hacer sus nidos.

¿Por qué es importante la polinización?

Para muchos animales, como ya hemos comentado, la polinización permite la obtención de una gran cantidad de alimento, ya sea el propio polen o los frutos que las plantas obtienen de él. El néctar, además del agua, tiene un gran valor energético y contiene muchos componentes esenciales para la nutrición (aminoácidos, proteínas…), por lo que muchas especies lo aprovechan. Sin embargo, su función más importante, sin duda, es asegurar la supervivencia de miles de especies vegetales, así como su expansión y regeneración. Dado que las plantas son la base de la dieta de muchos animales herbívoros, la polinización también es de gran importancia para estos seres vivos, así como para los carnívoros que se alimentan de herbívoros. Así, podemos decir que gran parte de la vida terrestre depende directa o indirectamente de la polinización. Como podemos ver, en la biosfera todo está relacionado.


¿Qué aporta a la gente?

El mayor beneficio que aporta la polinización a nuestra sociedad es la producción de alimentos. Se estima que el 75% de nuestros cultivos dependen de ella de alguna manera. Debido a que la relación entre el rendimiento de hortalizas cultivadas y los polinizadores puede variar mucho según el tipo de cultivo, solo entre el 5% y el 8% de la producción mundial de alimentos depende directamente de la polinización. Sin embargo, hoy en día no se podrían producir muchos tipos de semillas, en las cantidades en que se consumen, sin los efectos de los polinizadores. Ejemplos de esto son café, cacao, frijoles, almendras, peras, melones, berenjenas, cerezas, tomates, pimientos… Entre otros. Este hecho es de mayor importancia en los países más pobres, que dependen de la agricultura para su subsistencia.


¿Cómo estamos amenazando la polinización?

Muchas actividades humanas ponen en peligro este proceso natural. Modificamos y destruimos constantemente los ecosistemas, para aprovechar sus recursos o para utilizarlos como zonas de construcción. Esto afecta gravemente a la población de miles de especies, y también a los polinizadores. Una de las actividades humanas más dañinas para estos seres es la agricultura intensiva, en la que se utilizan productos químicos, como fertilizantes o insecticidas, que matan a todos los animales e insectos que vivían en esos campos.

Otra amenaza es la que provocamos al introducir especies de insectos en lugares de los que no son naturales, transmitiendo parásitos a especies polinizadoras nativas. Estos, al no estar preparados para luchar contra ellos, mueren en poco tiempo.

Actualmente, podemos optar por crear espacios naturales o implementar estrategias para la producción de alimentos saludables, sin usar tantos químicos y respetando los seres vivos que pueden vivir en los cultivos. También es importante que tratemos de difundir información sobre el tema para darlo a conocer a los muchos responsables de la agricultura, para que los gobiernos los alienten a realizar sus negocios de manera sostenible.

Por otro lado, lo que nosotros como consumidores podemos hacer es intentar comprar productos que sean de origen orgánico, siempre que sea posible, para apoyar a estos agricultores y contribuir a la recuperación de especies polinizadoras. Si todos trabajamos juntos, podemos lograr grandes cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: