Seres de las profundidades

Los animales que habitan lo más profundo del océano siguen siendo todo un misterio, debido a sus peculiares características y a nuestro relativo desconocimiento sobre ellos. Esto se debe a la dificultad que conlleva adentrarse en las aguas a ciertos niveles, ya que la presión ejercida por la masa de agua puede ser un enemigo muy peligroso. Sin embargo, las cosas que los investigadores han podido descubrir sobre ellos, no dejan de sorprender.


¿Dónde se encuentras las criaturas abisales?

Se consideran peces abisales a aquellos que habitan a más de 1000 metros de profundidad, donde nunca llega la luz del Sol. Sin embargo, también podemos encontrar vida a más de 8000 metros, donde se encuentran algunas especies de aspecto realmente monstruoso. Los peces abisales son ciegos debido a la falta de luz, y por ello utilizan su olfato para cazar

¿Qué los caracteriza?

Suelen ser peces de tamaño reducido, con grandes y afilados dientes y bocas amplias. Su cuerpo es blando, ya que en él guardan bastante agua para igualar la presión del entorno y no morir aplastados. Se reproducen lentamente, tienen estómagos extensibles y no tienen pigmentos. Su forma de defenderse es a través de las curiosas antenas luminosas (fotóforos) que nacen de su cabeza, con las que repelen a sus enemigos y, al mismo tiempo, atraen a sus presas.

¿Cómo se reproducen?

Una gran parte de los peces abisales siguen un curioso mecanismo de reproducción, además de las enormes diferencias entre machos y hembras, que no siguen la “norma” a la que estamos acostumbrados. Las profundidades oceánicas son un medio complicado para encontrar pareja, así que cuando estos animales hallan una, no se vuelven a separar. Las hembras de los peces abisales son unas diez veces mayores que el macho, y por este motivo son ellas las que protegen a su cónyuge. A la hora de reproducirse, los científicos se encontraron con un espectáculo realmente desconcertante, y es que los machos muerden el vientre de la hembra y se pegan a su cuerpo. De esta forma, la hembra le proporciona nutrientes y sangre, y el macho introduce el esperma. Así permanecen durante un periodo de tiempo prolongado.

¿Cómo se alimentan?

Al igual que la reproducción, los peces abisales realizan la digestión de forma paulatina, también por la dificultad de conseguir alimento. Sus presas más comunes son seres de tamaño microscópico, como el zooplancton, pero también pueden engullir peces más grandes con la ayuda de sus tejidos elásticos y estómagos extensibles. Como ya mencionamos, suelen utilizar su fotóforo para atraer a estos animales.

Algunas especies de pez abisal:

Entre los más conocidos, se encuentra el pez pelícano, nombrado así por la similitud en la boca que guarda con estas aves.

También conocemos al pez dragón. Esta especie tiene un modo de caza único y agresivo: gana impulso gracias a su alargado cuerpo y, a gran velocidad, clava sus dientes en la presa aferrándose a ella.

Como uno de los peces abisales más comunes, encontramos al anoplogaster, de boca ancha y dientes afilados que impiden huir a sus presas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: