Flora: rasgos generales (1ª parte)

Prácticamente en todas partes podemos encontrar seres vivos que pertenecen al reino de las plantas. Tienen formas, tamaños y colores diversos, y cautivan fácilmente con su exuberante belleza. Este reino abarca desde una pequeña brizna de hierba, hasta una gigantesca secuoya centenaria. Por ello, da juego a una enorme diversidad de especies. Sin embargo,

¿Cómo podríamos definir lo que es una planta?

Si bien no existen límites exactos para el reino de las plantas, decimos que son todos los seres vivos que realizan la fotosíntesis, no se desplazan y están formados, en gran parte, por celulosa. Son seres muy complejos, al igual que su metabolismo y estructura. Se componen por diversos tipos de tejidos, cada uno con funciones distintas. Entre ellos:

  • Tejido meristemático: se encarga del crecimiento de la planta. Puede ser primario (crecimiento vertical, a lo largo) o secundario (crecimiento horizontal, a lo ancho).
  • Tejido conductor: lleva savia y agua a todos los lugares de planta.
  • Tejido protector: funciona como escudo para las plantas, se encuentra en la parte más superficial.

Como ya mencionamos, las plantan realizan la fotosíntesis, que les permite construir materia orgánica a partir de substancias inorgánicas. Es decir, generan sus propios nutrientes. La fotosíntesis consta de dos partes: la primera, denominada «fase luminosa» porque requiere la presencia de la luz para llevarse a cabo, y la segunda, o «fase oscura». El nombre de esta segunda etapa despista un poco, porque aún sin necesitar directamente la luz solar para ser realizada, sí que requiere los productos obtenidos durante la etapa luminosa, en presencia de luz.

El resultado de la fotosíntesis es , principalmente, energía y oxígeno, del que nos beneficiamos todos los seres vivos. Aunque también expulsan CO2 durante la respiración, la cantidad de oxígeno que producen es mucho mayor.

¿Cómo podemos clasificar las plantas?

Actualmente, el reino de las plantas se divide en tres grandes grupos:

  1. Glaucofitas: este grupo solo abarca unas 13 especies. Son plantas unicelulares que viven en el agua, y pueden encontrarse solas o junto a otras de su especie.
  2. Algas rojas: este grupo, más amplio que el anterior, abarca unas 7000 especies. Son algas que cuentan con pigmentos que les aportan un tono rojizo
  3. Plantas verdes: el grupo más amplio, abarca la inmensa mayoría de las especies que podemos ver día a día. Comprende las terrestres, pero también las algas verdes. Engloba, a su vez, las clorofitas, las algas verdes y las estreptofitas.

Nos centraremos en las plantas verdes, concretamente en el grupo de las estreptofitas, que contiene las plantas terrestres más fáciles de encontrar para nosotros.

El grupo de las plantas terrestres se subdivide, a su vez, en plantas vasculares (traqueofitas) , y no vasculares (briofitas). La principal diferencia entre ambos tipos es la presencia de tejidos vasculares: son el xilema y el floema, y se encargan del transporte de savia y agua, así como sales minerales y otros nutrientes. Las briofitas (no vasculares) carecen de estos tejidos, por lo que son mucho más simples y primitivas que las vasculares. Por lo tanto, no podemos considerar que tengan hojas, tallo o raíces como órganos separados, al contrario que las plantas vasculares.

Existen tres tipos de briofitas:

  • Hepáticas: es uno de los tipos de plantas más antiguas. Por ello, guardan grandes similitudes con las algas, de las que han evolucionado la mayor parte de las plantas terrestres actuales. Estas briofitas crecen horizontalmente, de forma que mantienen una de sus caras en permanente contacto con la superficie que las sostiene, normalmente húmeda. Así, pocas de sus células quedan expuestas al aire. Poseen rizoides, unos filamentos a modo de raíces que ayudan a la planta a fijarse al suelo. Al mismo tiempo, absorben agua y nutrientes. Son capaces de reproducirse por fragmentación: la planta «madre» se separa en dos ramas. La parte más vieja, que une estas dos ramas, muere, y de cada una de ellas surge una nueva planta. También puede hacerlo por gemación: surgen unos pequeños orificios en la planta que contienen brotes, que al ser desprendidos por el viento, podrán dar lugar a nuevas plantas cuando alcancen el suelo.

  • Musgos: son pequeñas plantas que crecen en gran variedad de superficies. Aunque se clasifiquen en las no vasculares, lo cierto es que los musgos poseen ciertos tejidos vasculares muy sencillos y primitivos. Probablemente se traten de los parientes más cercanos a las algas verdes, ya que fueron los primeros en alcanzar  la superficie terrestre. Su reproducción es sexual, por lo que pueden desarrollar órganos sexuales: el órgano sexual masculino es llamado anteridio, y el femenino, arquegonio. También poseen rizoides, que les permiten fijarse a la superficie.

  • Antocerópsidas: al igual que las demás briofitas, requieren altos niveles de humedad para crecer, por lo que aparecen con más frecuencia en zonas tropicales. La principal diferencia entre los antoceros y las demás briofitas, es que tienen forma de hoja plana, además de que sus células cuentan con un único cloroplasto. Su forma de reproducción puede ser asexual o sexual. Cuando lo hacen asexualmente, la planta libera una parte de ella, a partir de la que surgirá un nuevo individuo.

Por otra parte, las plantas vasculares (también llamadas traqueofitas) son más complejas que las briofitas al contar con los tejidos vasculares.

Estos son los diferentes tipos de plantas vasculares:

  • Pteridófitas: dentro de las plantas vasculares, son de las que tienen menos desarrollados el xilema y el floema, debido a que son de las más antiguas. A este grupo pertenecen los helechos, y comprende a alrededor de 12.000 especies. Son perennes, es decir, pueden vivir hasta dos años. En este tipo de plantas, los tejidos vasculares se encuentran en un cilindro central rodeado de la endodermis, que a su vez está cubierta por la epidermis, que forman la corteza. Su cultivo no es muy habitual, y se utilizan fundamentalmente como ornamento. A este grupo pertenecen familias de helechos como Hymenophyllum, Glichenia, Lygodium, Marsilea, Salvinia

Hymenophyllum

  • Lycophyta: este grupo, que actualmente es considerado como parte del anterior, conforma la clase de plantas vasculares más antigua. Incluso se sospecha que sus raíces puedan haber evolucionado a partir de los ya mencionados rizomas, que poseen las briofitas. Se encuentran en abundancia en pantanos de climas tropicales. El tallo de estas plantas está formado por dos partes, una trasera o basal y otra superior. De la trasera pueden nacer, en ocasiones, nuevos tallos. Dentro de esta división se encuentran unas 1200 especies, en familias como Selaginella, Isoetes, Lycopodiella, Huperzia

  • Eufilofitas: este es el grupo de plantas traqueofitas (vasculares) más complejo y desarrollado, por lo que comprende a las especies con semillas  y con flores. Lo que caracteriza a este grupo es, salvo excepciones, la presencia de megafilos, un tipo de hojas ovaladas y vascularizadas. Hay una sección de esta clase de plantas que pertenece al primer grupo de traqueofitas que comentamos, que son las monilofitas, un tipo de helechos. La otra sección está conformada por las plantas con semillas, que abarca los helechos con semilla (ya extintos), las gimnospermas y las angiospermas.

Debido a la gran extensión del área de las plantas con semillas, dejaremos su explicación para la segunda parte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: